Cuentus n'asturianu

El tsobu ya la rapiega

Tsariega

Yeran una vez un tsobu ya una rapiega que taban viyudus entrambus. Axuntánun-se un dia pa faere esbardagüertus. El, que se chamaba Andrés, yera algu tolu, pero etsa yera una tsadripa ya muitu bruxa. Alcuntranun una vez un carneiru enzarzáu purque atupara unas yervinas al tsau d’un zarzal yal querere cumé-las esfucicóu ya nun foi a salire d’aitsi. Entre lus dous sacánun-lu ya matánun-lu. El tsobu quiría cumé-lu daquetsa mesmu, peru etsa dixu que non, que ese día ya cumieran un curcín, que tinían que lu dexare pa l’outru día. Enterránun-lu nuna tsera de piedras menudas ya fonun pa la cuevina que tses sirvía de casa.

Al’outru día muitu ceu ya quiría el tsobu dir a cumere’l carneiru peru la repiega dixu que tinía que dir a un bautizu de la cría d’una rapiega vecina. El tsobu quedóu de mala gana. Cumu taba solu buscóu pu lus furacus a vere si cuchía d’algún anemal, pero nun atupóu nada.

La rapiega, que se chamaba Maruxina, vienu pula tarde cuntentina. Nun fora a bautizu nengunu, fora a comere el carneiru. Dixu-tse el tsobu:

- ¿Qué tal te foi mucher?

- Muitu bien, -dixu etsa- Cumí cuantu quixi

- Ya ¿cúmu tse puxenun al rapusín?

- Pues amira, puxénun-tse Empecéilu

A l’outru día pasóu lu mesmu. Maruxa foi a outru bautizu, vienu pula tarde outra vez farta de cumere un carneiru. Ya perguntóu-tse’l tsobu:

- ¿Cúmu tse puxiesteis al rapusín?

- Esmediéilu- contestoi-tse la rapiega

Peru la rapiega tuvu que faere muitus axagüeirus paque’l tsobu quedra outra vez solu ya mui afamiáu. Cumu yera tan fandanga díxu-tse:

- Amira, Andrisín, cumu you ya tous estus dias fartéi la barriga, mañana cuandu saquemus el carneiru, de la mia parte daréi-te la mitá pa ti

Vulvía pu la tarde ya díxu-tse l’anemal del tsobu:

- Ya güei, ¿cúmu tse puxiesteis al piquinín?

- Pus amira, puxímus-tse Acabéilu

Al’outru día salienun muitu ceu pa la tsera ya escarbanun, escarbanun, peru namás atuparun güesus arrañaus. El tsobu púxu-se cumu tsoucu, arregañaba lus culmietsus que cuasi daba miedu a Maruxina. Peru ésta prencipióu a churare ya a dare voces ya dicía:

- Mal home, apruveitséste de que you taba de bautizu ya cumiste tú solu el carneiru

El dicía que non, que non, que fora etsa. Ya dixu Maruxina que diban faere una cousa, que vulverían a la cuevina y’al outru día el que sudara el rabu, que ese yera el tsadrón.

Asina lu fisenun. De nueite el tsobu cuchíu el suenu ya runcaba cumu’n cundanáu. Ya la rapiega, que nun durmía, arimóuse a él ya mexóu-tse nu rabu. En amaneciendu espertóu Maruxina a Andrés ya dixu-tse:

- Paez mentira que durmiera toda la nueite sin espertáme. Aio, chachu, ¡vamus amirar a vere quién sudóu’l rabu!

La rapiega tenía-lu sequín yal tsobu mucháu. Andrés xuraba que aunque sudara el rabu qu’él nun fora. Maruxina churaba ya dicía:

- ¡Ai anemal, anemal, you ya en mía vida te voi creyere nada!

Yal tsobu tuvu que pagare la culpa que nun tinía.

Jotaele

Valid XHTML 1.1 ¡CSS Válido!

Diseño: David de Marión