Cuentus n'asturianu

La rapiega ya la denuncietsa

Tsariega

Andaba una vez una rapiega azacanada pul monte buscandu a las suas crías. Hubiera-las dexáu pula mañanina templanu nuna cuevina ya cuandu vulvíu cuna cumida pa etsas nun las atupóu.

Andaba pur aitsí una denuncietsa cumiendu unas ablanas ya perguntóu-tse la rapiega:

- Aio, chacha, ¿visti lus mieus piquininus pur aiquí? ¡Probe de mí si perdí a esas prendinas tan guapas! ¡Mieus roxus! ¿Qué será d’etsus?

La denuncietsa cuntestóu-tse:

- ¿Lus tous fichus son unus animalucus feyus, peludus, rines, que va poucu andaban pur aiquí xugandu? Nun se perdienun, non. Tan n’ese escubal.

Dixu entós la rapiega:

- !Xustrona, fandanga, zalampernu, cunque animalucus feyus ya peludus, eh¡ ¡Bien se vei que nun lus pariste tú!

Jotaele

Valid XHTML 1.1 ¡CSS Válido!

Diseño: David de Marión