Dicho

Éste es un dicho que se usaba antiguamente cuando se estaba acabando la hierba del parreiro y no venía el buen tiempo para sacar las vacas al prao.

Febrerín Febreru

Decía la vaqueira a Febrero:
Febrerín, Febrero,
ya no te tengo miedo.
Febrero le contesta:
¡Anda, calla!
que con ocho días
que me quedan a mí
y otros ocho
que me preste
mi hermano Marzo,
voy a hacerte de andar
con las chuecas al hombro
y las pieles arrastro.

Anabel de Panadeiro

Valid XHTML 1.1 ¡CSS Válido!

Diseño: David de Marión