Cuentus n'asturianu

Antón ya Felisa

Tsariega

Yera un matrimoniu que se tsamaban, el home Antón ya la mutser Felisa. Etsa siempre taba diciendu que nun tinía fame ya nun cumía nada, ya que si seguía asina diba a murrer prontu ya que taba enflaqueciendu muitu. Peru Antón vía que etsa taba bien gorda ya tsucida ya que debía cumer a escundidas d’él.

Entoncias un dia marchóu bien ceu, diciendu-tse a Felisa:

- Vou a tar tou’l dia n’el prau del calichón ya cumu tengu muita faena que faer aitsi, prepárame algu de cumer que nun voy a venir hasta la nueite.

La mutser preparóu-tse un poucu de pan ya toucín ya dixu-tse que nun había outra cousa en casa pa cumer, ya que se amañara cun esu pa tou’l dia.

Peru Antón, cumu suspechaba que la mutser cumía a escundidas ya que nun taba nada flaca, en vez de marchar pa’l prau, escundíuse na piérgula ya tuvu tou’l dia atsisbándu pur un furaquín pur el que vía tou lu que facía la sua mutser na cucina.

Ya víu cumu etsa pa almurzar fixu unus furmigus (especie de revuelto de huevo y pan desmigado); pa xantar fixu unus feixuelus, ya pa cenar guisóu un pitín.

Cuandu Antón vulvíu pu la nueite, ya cumu tuviera tou’l dia tsuviendu, etsa preguntóu-tse si nun se muchara, ya díxu-tse él:

- Non, ya esu que chuvíu menudín, menudín cumu lus furmigus que tú almurceste, ya si nun fora pur el sumbreirón grandón, grandón, cumu el feixulón que tú xanteste, puníame muchadín, muchadín, cumu el pitín que tú ceneste.

Jotaele

Valid XHTML 1.1 ¡CSS Válido!

Diseño: David de Marión