La Cantina

Durante muchos años, la Cantina fue el lugar de reunión de los patacones. Allí nos juntábamos a charlar, a echar la partida, a ver el fútbol...

Hoy ya no tenemos Cantina y desde luego una página web no la puede reemplazar, pero, por lo menos, en esta "cantina virtual" podemos seguir contando historias. En un principio puse esta sección para que cada uno pudiera escribir lo que quisiera, pero luego me di cuenta de que para eso ya teníamos un foro. Así que ahora la utilizaré como una especie de "blog", para contar cosas más o menos relacionadas con el pueblo. Mi idea es que colaboréis también vosotros hablando de Larna; si cada uno cuenta lo que sabe, al final todos sabremos mucho más.

Espero que os guste.

Vigésimo quinto concurso

David de Marión, 27 de abril de 2009

Hala, otro concurso. ¿Quién es toda esta gente que está semando? El premio esta vez es una cuerda de alpaca. Y para participar, como siempre, el foro.

Semando

Resultado del vigésimo cuarto concurso

David de Marión, 27 de abril de 2009

Pues nada, otro concurso que no ha durado nada. Y yo, inocente de mí, pensando que era muy difícil, dando pistas y todo... En fin, que los nenos de la foto eran Maribel y Segundín de Valdés y el ganador ha sido Alfonso de Cartagena. ¡Enhorabuena, Alfonso!

Vigésimo cuarto concurso

David de Marión, 24 de abril de 2009

A ver, uno un poco más difícil. ¿Quiénes son estos dos guajes? Para dar una pista, diré que son hermanos (entre sí). Las respuestas en el foro y el premio, un buen puñao de folgueras.

Dos hermanos

Resultado del vigésimo tercer concurso

David de Marión, 24 de abril de 2009

Bueno, pues parece que Carlos de Valdés está en racha, lleva ganados dos concursos seguidos. El futbolista de la foto es, efectivamente, José Luis de Xastre y la foto me la mandó él mismo. ¡Enhorabuena, Carlos!

Vigésmo tercer concurso

David de Marión, 22 de abril de 2009

Esta vez tenemos un deportista en el concurso. ¿Quién es el futbolista de la foto? El primero que lo acierte, se lleva unos cordones para chirucas de premio. Las respuestas, en el foro.

Futbolista

Resultado del vigésimo segundo concurso

David de Marión, 22 de abril de 2009

Pues parece que vuelven a durar poco los concursos. Éste lo ha ganado Carlos de Valdés, que no sólo ha reconocido a las dos mozas de la foto, sino que también ha dado el nombre del burro. ¡Enhorabuena, Val!

Vigésimo segundo concurso

David de Marión, 20 de abril de 2009

A rey muerto, rey puesto: concurso nuevo. ¿Quiénes son las dos guajas que están con el burro? Las respuestas en el foro, como siempre. El primero que lo acierte, se lleva una perucha de premio.

Nenas en burro

Resultado del vigésimo primer concurso

David de Marión, 20 de abril de 2009

Era difícil, ¿eh? Bueno, pues la novia de la foto es Consuelo de Mingón y la ganadora del concurso, su sobrina Pilar (aunque Loly de Cantinero estuvo a punto). Felicidades, Pilar, has ganado un gamuetu.

Frases célebres II

Carlos de Valdés, 04 de marzo de 2009
IX

Finales de los años ochenta, una noche en La Cantina después de la partida de tute se juntan alrededor de una mesa los más trasnochadores y se enzarzan en una batalla dialéctica de profundísimo contenido en la que cada uno aboga con afán su postura.

V se alza como abanderado de los que defienden que el tamaño del miembro no tiene importancia a la hora de realizar determinadas tareas maritales con un categórico:

- Val más tenela piquiñina y lista... que no grande y borricona.

Acto seguido protestan los que afirman que el tamaño lo es todo y que una bola grande arrastra más bolos en la tirada si la lanzas bien. En realidad los tertulianos y oyentes que allí se daban cita esperaban las palabras de la esperanza de su alegría. B se rascaba la barba de varios días después de haberse quitado la gorra de piensos Biona y habérsela puesto de nuevo, como si así facilitase la búsqueda de palabras demoledoras para hundir a su oponente de debate.

Dubitativo, mirando al infinito cual líder espiritual, con media sonrisa, algo de envidia y una ligera incorporación en la silla, B hace uso de la experiencia vital y proclama de forma determinante:

- Mi hermanu... tien un buen menal, ya por esu tien a la otra bien contenta...

Carlos de Valdés

X

Muy principios de los noventa, en La Cantina TdeG y alguien más que no recuerdo juegan una apasionante, para ellos, partida de futbolín enfrentándose a alguien más y CdeV que forman el otro equipo.

El encuentro es dramático para el cuadro “visitante”, TdeG está en racha y marca goles uno detrás de otro sin que CdeV pueda hacer nada más que pensar “¡Cagon mi manto...!” defendiendo la portería de forma infructuosa.

Entre los espectadores se encuentra José de V que ve con pesar c´omo TdeG encadena seis goles seguidos de tiro directo en el marco defendido por su hijo, mientras comenta a la par que la pelota atraviesa la meta:

- ¡Toma...!

- ¡Outro más...!

- ¡Ahí, ahí...!

- ¡So madre, vaya golazo...!

- ¡Y venga...!

- ¡Oh vííírgen...!

Sin darse cuenta de que a su vástago esas palabras le pesan como lápidas a medida que transcurre el encuentro y le hacen fallar aún más por el tremendo ridículo que está haciendo.

Para TdeG, sin embargo, aquello era un acicate, una manera de motivarse aún más, un maletín con una prima abundante que le hacía tener más sed de gol. En uno de los lanzamientos desde su propia portería la pétrea bola atraviesa de forma limpia y alada su línea de defensa y medio campo, las de delantera, mediocampo y defensa del otro equipo a la velocidad silbante del rayo. En una de esas bromas del destino, la esférica golpea en la arista del marco defendido por CdeV, rebota en el guardameta y, milagrosamente, sale despejada a línea de defensa donde, respirando con alivio, CdeV para el juego durante un segundo y da gracias de pensamiento al Altísimo, hasta que José de V irrumpe en aquella calma agónica con un apabullante:

- ¡Y esa porque no entróu... si no iba!

Carlos de Valdés

XI

Mediados de los ochenta, la comisión organizadora de festejos se desespera en La Cantina pensando en la forma de solucionar la falta de electricidad para la fiesta; lamentándose por haber dejado para tan tarde la organización del evento y pensando que quizá es una empresa que aún les queda muy grande. MdeG miraba a DdeM, DdeM miraba a CdeV que miraba a la puerta esperando un milagro y DdeC leía el Marca a la luz generosa de una tarde de la última semana de agosto, con la preocupación lógica que dan los fichajes de pretemporada.

Súbitamente, la puerta de La Cantina se abre con rapidez enérgica y debajo de una gorra amarilla de piensos Pascual aparece EdeX con una sonrisa que hizo albergar grandes esperanzas a los allí reunidos.

E se acercó rápidamente al teléfono público de al lado de la puerta del baño y mientras se hacía espacio entre sillas y estorbos varios, le dijo a D:

- Guaje, pon el chueco a funcionar que tengo aquí el teléfono de dos electricistas a ver qué nos dicen...

Los corazones comenzaron a latir más deprisa y el milagro parecía estar ocurriendo, ya que DdeC dejó de leer el Marca y se apresuró a poner el contador de detrás de la barra en marcha.

Todos se congregaron alrededor de EdX, que comenzó a hablar después marcar el primero de los números; tras unas frases de cortesía, la conversación se torna más lenta y en unos segundos termina con un:

- Ah bueno... si ta de vacaciones... pues... que lo pase bien ¿Eh?

EdeX colgó y enseguida, sin dar oportunidad de consulta, y marcó el segundo número:

- ¡Hola! Llámote de L’arna, soy de la comisión de festejos, a ver si podías subir esta semana a preparanos el enganche pa la fiesta ¡Oh...!

La cosa marchaba bien, el negocio se había propuesto y EdeX escuchaba con atención mientras los demás sufrían de impaciencia por saber qué pasaba en aquel diálogo huérfano, cuando, de repente, E rompe el silencio con un explosivo:

- Pues entonces... hale... hasta otra ¿Eh?

Y colgó el auricular con tanta fuerza que las campanillas del receptor sonaron quejumbrosas. Tras un par de segundos eternos, EdeX se da la vuelta, empieza a descojonarse y nos premia diciendo:

- Uno... de vacaciones, ya l’outru... con el carné caducao... ahoraaa... ¡Enganchai al cu-looo... y a dar pedal!

Y la desazón se vio arrinconada por unas carcajadas que hicieron olvidar el problema que la inexperta comisión de festejos tenía entre manos.

Carlos de Valdés

XII

Finales de los ochenta, en una calurosa tarde de verano B pide una refrescante tónica en La Cantina mientras algunos jovenzuelos ven la tele y otro observa el desarrollo de esta historia con avidez.

En el televisor, un engañoso anuncio presenta a una señorita en bikini degustando un burbujeante vaso de refresco de cola con un trozo de limón puesto en el borde del mismo a modo de decoración.

B que miraba fijamente a la pantalla desvía su vista durante un segundo a su vaso para comprobar que su refresco de agua tónica no tiene aderezo cítrico y de nuevo vuelve a retomar el anuncio hasta que a punto de terminar aquel, exclama un indignado y exigente:

- ¡Guaaaje! ¡Echa un cacho naranja aiquí me cagoncristo...!

DdeC salió de detrás de la barra cuchillo en mano, agarró una naranja de la caja de madera que estaba al lado de la pesa y corta un trozo tan grande que al dejarlo caer dentro del vaso de tubo, parte del efervescente líquido se derrama sobre la mesa al grito de: "¡Yeeeeeeeeh!". B siguió pensando en cómo solucionar lo que le preocupaba mientras se tomaba su bebida, los demás siguieron viendo la tele ajenos al jolgorio y otro se puso a verla también riéndose sin parar y con muchas ganas de contar aquella historia. A veces la felicidad es tan fácil de conseguir...

Carlos de Valdés

XIII

Altas horas de la madrugada de un fin de semana a mediados de agosto, Tito de G, Miguel de G, Óscar de C, Carlos de V y quizá Daniel de C vuelven de la fiesta de Posada de Rengos caminando por la carretera, cabizbajos, cansados e insatisfechos en general.

La banda que amenizó el festejo era un cuarteto de aspecto bastante curioso y de nombre aún más: TURVO (sí, sí con uve...), que serían también los encargados de tocar en la fiesta de L’Arna en menos de un mes. La zagalada se presentó en uno de los descansos y comentaron a los músicos que la mayoría formaba parte de la comisión de festejos del pueblo de al lado donde iban a tocar, etc. y cambiaron palabras vacías de contenido y preguntas retóricas. Todos se percataron de que el baterista sufría una severa cifosis (o sea, que era muy jorobado), pero hicieron como si no hubieran visto nada por pudor, por no querer meter el dedo en la llaga o porque ninguno quería ser el primero en tratar tan farragoso asunto y quedar mal.

De camino a casa todos llevan su peso en preocupaciones de avatares vitales de la edad, pero Tito de G se lamentaba por dentro de algo que el resto de jóvenes imberbes no alcanzaba a comprender y aquello empezaba a notarse de forma preocupante. Carlos de V se dirigió a él y le preguntó:

- !Coima José Ramón! ¿Qué tienes, oh?

Y tras unos segundos de dubitativo silencio respondió:

- Ya verás el día que vayan a L'Arna... la gente... va a empezar a decir que menuda una comisión de festejos que trae a tocar a un chepo a la fiesta…

Algunos perdieron el equilibrio por la incontralable risa.

Carlos de Valdés

XIV

Larna, año setenta y muchos u ochenta y pocos, no recuerdo exactamente, pero yo era muy guaje. Los de García acababan de volver de Australia. El día que yo llegué a Larna de vacaciones conocí a Tito y ese mismo día nos amarramos. Yo le agarré por el cuello, él me dio una patada... Lo típico. Al día siguiente, Tito se quejó a mi abuela:

- Mercedeees... esa nena túa que tien gafas, afogoume

Mi abuela Mercedes siempre que se acordaba de aquello, y lo hacía muchas veces, se partía de risa.

David de Marión

XV

Discóbolo, Cangas, 4 y media de la mañana de un sábado del año ochenta y muchos. Unos cuantos pipiolos de Larna bajamos con Suso de Regueiro (cuántos viajes tenemos que agradecerle) y quedamos en juntarnos en dicho garito para subir a Larna de vuelta.

El Disco Bolo estaba lleno hasta la bandera, no cabía ni un alfiler. Creo que fue ese día el que Riqui, el Pescardo (un endrogao que andaba por Cangas, no sé si seguirá por ahí) no pudo entrar porque estaba lleno y, cuando se iba a marchar, se volvió en la puerta y dijo, muy digno: "- Tomai po'l culo, ahí quedáis tous solos".

Pero la frase célebre que yo quería poner aquí no era ésta, sino una de Suso. Cuando llegó a la discoteca, en seguida nos metió prisa pa marchar.

- ¿Qué pasa, Suso, por qué tanta prisa?” - preguntamos

Y él contestó:

- Home, aiquí güel a fumo, porru y castaña caliente...

El descojone fue general. Los de Larna de mi generación todavía usamos esa frase de vez en cuando.

David de Marión

XVI - Homenaje a Segundo de Valdés

Segundo de Valdés siempre me pareció un actor de comedia española del cine de los 50, elegantísimo, con buena planta y mucho estilo, era raro verlo enfadado y cuando lo estaba me parecía muy cómico.

El hecho de que jamás lo veías desocupado quizá fuese una clave para su longeva vida, cuando tenía algo de tiempo libre siempre se ponía a hacer manualidades de todo tipo. Su especialidad era hacer hórreos y paneras de madera a escala, y yo he visto modelos preciosos con mimo al detalle. A ver si algún día Maribel se anima a hacer unas fotos de todos los inventos de Segundo porque quedaría una serie muy bonita. Que sirva este texto como homenaje a mi tío Segundo de Valdés ya que no alcancé a llegar para despedirme.

Finales de los noventa en Aldea del Fresno (Madrid), Segundo de Valdés desde el porche de entrada a la casa ve cómo José de Valdés, convaleciente aún de una operación de prótesis de cadera, se encarama con ayuda de una muleta en un tronco de un melocotonero y con la otra acerca una rama de la que cuelga un fruto en su punto óptimo de madurez y color. Segundo no da crédito a lo que ve y murmulla, mientras José mastica con satisfacción el dulce premio a su habilidad:

- Mirai a ese a los piescos... chacho... a este y al mi sobrín de Marión... suéltaslos en la selva y sobreviven de los nuezos y las avellanas que enganchan por ahí...

Carlos de Valdés

XVII

Mediados de los noventa, en la puerta del parreiro de la casa vieja de García, CdeV se despacha dominante unas cuantas teorías filosóficas aprendidas hacía menos de un mes en el instituto.

C se lucía, el verbo surgía fácil, unía unas frases con otras de forma magistral y el discurso en general era ameno e intersante, eso le hacía empecinarse aún más en seguir hablando, eso y las caras de sorpresa de unas cuantas mozas que les acompañan que le hacían verse admirado e incluso llegar a la conclusión de que las féminas pensaban que era listo.

MdeG que también se encuentra entre la audiencia se interesa al principio pero tras un par de minutos de seguir una conversación que no tenía ninguna productividad, tan pragmático él como siempre ha sido, empieza a desviar su vista hacia otros lugares y a mirar el reloj con insistencia. CdeV se percata inmediatamente, empieza a temer lo peor para su liderazgo dialéctico y a notar cómo las palabras comienzan a repetirse y a salir con más dificultad. Ante la amenaza decide poner fin a su conferencia, pero para entonces ya no hay nada que hacer, MdeG echa por tierra toda aquella perorata y la hace estéril con un humillante: “Anda borricón, que te engañanan tous” que hizo que las risas anularan todo aquel pueril presumir de conocimientos recién leídos y que el sueño de ser admirado y considerado inteligente se esfumara para siempre.

Carlos de Valdés

Vigésimo primer concurso

David de Marión, 04 de marzo de 2009

Otro un poco más difícil. ¿Quién es la novia de la foto? El que lo sepa, que conteste en el foro. Y si en el anterior concurso el premio era un tarrietsu, en éste es un gamuetu.

Novia

<< Entradas más recientes    Entradas más antiguas >>