La Cantina

Durante muchos años, la Cantina fue el lugar de reunión de los patacones. Allí nos juntábamos a charlar, a echar la partida, a ver el fútbol...

Hoy ya no tenemos Cantina y desde luego una página web no la puede reemplazar, pero, por lo menos, en esta "cantina virtual" podemos seguir contando historias. En un principio puse esta sección para que cada uno pudiera escribir lo que quisiera, pero luego me di cuenta de que para eso ya teníamos un foro. Así que ahora la utilizaré como una especie de "blog", para contar cosas más o menos relacionadas con el pueblo. Mi idea es que colaboréis también vosotros hablando de Larna; si cada uno cuenta lo que sabe, al final todos sabremos mucho más.

Espero que os guste.

Resultado de las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo de 2011 en L'Arna

Anónimo, 02 de junio de 2011

Resumen del recuento de los votos emitidos por los habitantes de Larna:

La AVMM gana las elecciones con mayoría absoluta reforzada, además, por la fragmentación del grupo mixto.

La Unión Borrical no se pudo presentar porque se olvidaron los papeles en el monte. Al parecer ya han hecho los estatutos en una chousa con una punta de fierro pa que no se pierdan mas.

El potencial deportivo en L'Arna

Anónimo, 02 de junio de 2011

Potencial deportivo... jejeje. A ver, entrenamiento nunca nos faltó:

5000 metros vallas: Desde el Fondu la Veiga donde taban chabrando, a volver las vacas al Ordial pa que no moscaran pa casa. Subían a galope pol Xeixo saltando las paredes de los praos sin tocarlas.

Lanzamiento de peso: Todas la piedras de cada finca iban a parar a la finca de más abajo lanzadas a toda potencia por los hercúleos mozos del pueblo e incluso por las muyeres, que daban así ejemplo a los guajes.

Tiro olímpico: Practicaban yendo de furtivos pa'l monte con aquellos escopetones de perrillos y de vez en cuando mataban algún gorrión.

Lanzamiento de jabalina: Ahí tenían la mejor marca pues ensayaban todos los días mandando la guichada a las vacas cuando escapaban.

Arrastre de grandes masas: Ahí mal, hay que reconocerlo; desde que se popularizó el tractor ya sólo se practicaba el día de la fiesta llevando la Santina y, claro, tampoco es que pesara mucho...

Deportes de invierno: Pues ahí si que nada de nada porque, claro, con la disculpa de que la pista taba atrancada, la xente quedaba en casa arrimada al fuego y lo único que facían era mesar la yerba pa las vacas y bajar a cebar el ganau a toda prisa. Lo más pesao era matar los gochos y pa eso juntábanse una docena contra un solo animal, que pa encima llevaba sin comer desde el día antes. Y encima con la euforia propia del dopaje mediante la ingesta de grandes cantidades de orujo, coñá, anís, aguardiente de arándanos o guindas etc. Corramos un tupido velo. Bueno,al menos servía para aumentar el censo.

Baloncesto: Aquí si entrenaban con ahinco, sí, arrancando calabazones o nabos y mandándolos pa la maniega. Pero claro, con la irregularidad del parquet se les resistía un poco la técnica del bote entre piernas; y así no hay quien drible al adversario.

Fútbol: Je, je, je... Ésto es otra cosa. Ahí sí que se perdió una generación de Pelés y Maradonas capaces de arrasar en mundiales y olimpiadas. Unos tíos que corrían más que una ovea, que eran capaces de atrapar un conejo esquivo en la cuadra; con unos reflejos como el rayo pa esquivar las patadas de las vacas al mocer; con un equilibrio inigualable desarrollado en los castaños vareixando, o podando rebochos y freisnos... Con una vista de lince entrenada a base de otear el monte para ver onde coño andaban las cabras, y de andar a oscuras en casa porque no había luz. Gente con la capacidad de engañar al adversario haciéndole señas al compañero que sólo ellos entendían, tras practicar jugando al tute y a la brisca. Y aquellos porteros... entrenados en la técnica de parar penaltis a base de apostar en la bolera a que paraban los bolos tras la linea de 20. ¡¡Una gran pérdida!! Faltaron sponsors, porque el único comercio era la Cantina de Alegrías y esa no necesitaba publicidad. ¿Quién en todo el puto concejo no conoce al irrepetible Alegrías? (Si lo ponéis en Google sale su biografía con fotos). Y todo aquello con el gran handicap de no contar con un campo bien acondicionado, pues se jugaba en cualquier prao recién segao o en la era de Muirazo y claro... no es lo mismo. Aunque eso sí, facilitaba el entrenamiento en el control del bote.

El levantamiento en barra: La Cantina era el sitio donde se practicaba y se motivaban para superarse aumentando la marca propia a medida que iban cayendo los tercios y cubatas.

Se me acaba el tiempo y el espacio. Otro día sigo contando. Y si podéis añadir algo, pues bienvenidosea. ¡¡Que os divirtáis!!

Adenda a "El potencial deportivo de L'Arna", por Ano Nimo: Te ha faltado hablar del encalcamiento de hierba en parreiro. En ese deporte el doping hizo mucho mal, los paisanos iban algo tocados y luego a los nueve meses llegó más de una sorpresa. En esos efectos secundarios nadie pensaba, claro, la cosa es rendir bien, ganar todas las carreras y meter todos los goles que se podía. A mi el que me gustaba más era el de Casa Ciscón.

Noticia bomba

David de Marión, 28 de diciembre de 2009

Dicen que Dios aprieta, pero no ahoga, y que nunca se cierra una puerta sin que se abra otra. Si hace un par de años nos quedamos sin Cantina en Larna, parece ser que dentro de poco tendremos un centro comercial de primera categoría: El Corte Inglés va a instalar un centro en Larna. No es lo mismo, pero menos da una piedra.

Según ciertas fuentes, las gestiones se encuentran muy avanzadas. Las obras empezarían en primavera de 2010 y estarían concluidas para las Navidades de ese mismo año. El edificio tendrá unos 5.000 metros cuadrados de superficie y una altura de 12 plantas más tres sótanos para aparcamiento. Para que os hagáis una idea de cómo será la cosa, os dejo una foto de la promoción del proyecto.

El Corte Inglés en Larna

Según vaya teniendo nuevos datos, os iré informando.

Frases célebres III

Carlos de Valdés, 09 de diciembre de 2009
XVIII

Año ochenta y pocos, sobremesa de un día de verano. Toda la chavalada nos juntábamos en La Cantina para ver El Coche Fantástico: aquel día Kitt se volvía malo (¿Una avería? ¿Lo había manipulado un súper-villano?) y atacaba a Michael una y otra vez intentando acabar con su vida.

Alguien del pueblo estaba de obra, creo que era Cantinero haciendo el garaje, pero no estoy seguro. El caso es que los carpinteros, después de comer, echaban un café y una copa en La Cantina. Uno de ellos miraba la tele, embobado, y otro compañero le decía:

- ¿Qué miras tanto p'ahí, oh? Si eso non val pa nada, ye tolos días igual

A lo que el interpelado respondió, algo ofendido:

- No, oh. ¡Hoy vuélvese al amo!

David de Marión

XIX

Sábado de mediados de los 90, alguien de L'Arna (quizá EdeX, no recuerdo bien) se encontraba disfrutando de una celebración montera que duraba todo el día y que había sido organizada por la asociación de dueños de cuadrúpedos conocida por "Unión Caballar". Por lo tanto se esperaba su presencia en el ambiente noctámbulo cangués algo más tarde de lo habitual.

Por la noche en Cangas, Miguel, por entonces todavía novio de la guapísima Gloria de Mingón, es preguntado por el ausente y él que no sabía muy bien como iba la historia pero había oido campanas ante la pregunta:

- Ya... Éste ¿ou tá, oh?

responde con toda la naturalidad del mundo sin ni siquiera quitar la vista de un periódico deportivo:

- No, ye que hoy bajará algo más tarde porque quedara de merienda pal monte con los de la unión borrical...

Carlos de Valdés

XX

Mes de julio del año 1993, tras una copiosa cena a base de chacina y vino caseros, MdeM, CdeV y S se sientan en el corral a tomar el fresco mientra Jousé Mourizo enreda por allí algo con una forcada. A la reunión se había unido hacía unos minutos PdeP y la conversación enseguida derivó a la presunción de éste sobre su resistencia hepática a los cubalibres:

- Pues yo en una tarde-noche normal en Cangas, así empezando pronto... puedo tomar... fácil... cuarenta cacharros.

Ciertas miradas de incredulidad comenzaron a cruzarse, pensamientos que olían el "perfume eau de méconnaissance" del que presume por presumir buscando el reconocimiento sin caer en la cuenta de que hay cosas que es mejor callarse.

El monólogo transcurría aburrido, pasaban los minutos y la audiencia se irritaba a la espera de que algo ocurriese. Jousé seguía metiendo ceba en la corte pero en un cierto momento, descansa la forcada en el suelo, se gira hacia el orador y en posición de firme con ambas manos apoyadas en el comienzo del mango de la herramienta, cual guerrero medieval mostrando su espada y con la gracia del que se va a comparar para dejar al otro en ridículo pregunta retóricamente:

- ¿Cuarenta…? ¿Eso non será algo mucho? Si tomo yo dos... ya voy de aquí a las penas de Aquel Cabo de culo y sin vioneta...

Las risas debieron durar horas en la concepción temporal de PdeP porque se despidió con un rendidor:

- Bueno, ya veo que táis de cachondeo... marcho pa casa.

Carlos de Valdés

XXI

Finales de los 90, en la fiesta de L’Arna los que por convencimiento personal no bailan jamás disfrutan de combinados, conversación y algarabía general apoyados en la barra del Castañalón y, entre ellos, Bueno, un amigo de Miguel, Dani, David de Melchor...

A medida que pasa el tiempo, Bueno va buscando entretenimiento en beber "bacardín con cocacola", uno tras otro. La música no le motiva y eso le anima a seguir a lo suyo. Sí lo hace sin embargo la expectación que crea con cada uno de sus comentarios, la gente hace rato que se ha arremolinado a su alrededor y empiezan las risas a subir de tono. Manulo Castechano mira al joven con una mezcla de curiosidad e indignación por lo joven que es y la cantidad de combinados que ya ha tomado, pero se le ve esbozar alguna sonrisa que se va a haciendo más frecuente a medida que Bueno sigue con su discurso.

Miguel de Guerrero, que atendía la barra, empieza a descuidar a sus clientes del otro lado porque los chascarrillos de su amigo son insuperables y la risa que provocan es tan adictiva que no se quiere mover de esa esquina.

En un cierto momento Bueno para en seco su conversación, se calla durante un par de segundos mirando a la barra y cae en la cuenta de que no es uno de esos típicos tablaos en los que se despachan las bebidas en las fiestas de los pueblos, sino que es una construcción de cemento y ladrillo. Sorprendidísimo por lo inusual de aquella fortaleza y para celebrar ese gran descubrimiento dice en voz muy alta:

- Cagondios, Guerrero, cuatrocientos años que dure la fiesta... ¡cuatrocientos años que dura este "motrador"! - poniendo el punto y final a la frase con un puñetazo en la barra.

Manulo Castechano rompió a reir a carcajada limpia.

Carlos de Valdés

XXII

Fiesta de La Regla a mediados de los 90, tras duras negociaciones un guaje convence a su padre para que le saque "al tiro" una escopeta que dipara un corcho atado a una cuerda. La felicidad a veces es barata, esta vez el pasaporte al paraíso es un cañon de plástico, un cuerpo del mismo material al que se ata la cuerda que impide que se pierda el proyectil y una varilla de metal que hace que el muelle haga la fuerza para que el corcho salga disparado.

Tras un par de victoriosos perdigonazos a los palillos adecuados, el padre entrega orgulloso el trofeo a su hijo; pero a veces el destino nos juega malas pasadas y el niño se da cuenta de que no tiene la fuerza suficiente para poder cargar el arma. Tras la tercera petición a su padre, éste se niega en rotundo a seguir tirando de aquella varilla, por lo que el chaval tiene que buscarse la manera de seguir teniendo su arma a punto por otro lado.

Ni corto ni perezoso, se acerca al que lleva el remolque del tiro y le pide que se la cargue cada vez que tiene que disparar cuando juega con otros niños a indios y a vaqueros. La diversión es grande, pero no para el del puesto que se resigna estoicamente a tirar hasta el tope de la varilla de la escopeta una y otra vez cada vez que llega el guaje.

El niño está alcanzando la felicidad plena, corre alrededor de la gente que baila con el rifle en una mano mientras que con la otra se golpea en el muslo como si estuviese fustigando sin piedad a su montura en busca del enemigo. Como buen explorador que es, enseguida localiza al sanguinario asesino, lo arrincona, apunta y dispara el mortífero corcho.

La agitación crece a ritmo de pasodoble y de nuevo se acerca y le dice al del tiro, casi sin resuello y alargando las vocales:

- Neeeeeeeeenoooooo... ¡Cárgame la escopeeetaaaaa...!

Tras cargarla se la devuelve agarrándola por el cañón para que así el niño la empuñe por la culata. Craso error; la excitación del momento hace que el chaval tire del arma antes de que la mano samaritana la suelte y, como en efecto las carga el diablo, la tragedia no tarda en llegar. ¡Pum! Tras un sonoro taponazo, el corcho impacta en la cara del que lleva cargando la escopeta toda la noche y el guaje, tras un segundo de incredulidad e impotencia exclama:

- Mateilo...

EdeX, testigo directo de la tragedia mientras introducía balines en su escopeta, intentó sin resultado consegir la miniatura de qüisqui DYC que quería ya que por algún motivo desconocido erró todos los tiros el resto de la noche.

Carlos de Valdés

XXIII

Domingo 29 de junio de 2008. El país se ha paralizado y a las nueve de la noche no se ve un alma deambular por las calles, todo el mundo está en casa o en algún bar. Nadie quiere perderse algo que puede ser un hito para la nación, una oportunidad de saldar una deuda histórica que dura ya cuarenta y cuatro infinitos años.

En casa Valdés todo está listo y hace unos minutos que C e I están sentados delante de la pantalla sin pestañear, siguiendo las incidencias con la narración del partido de una cadena de radio como fondo sonoro; no hablan, no se atreven a decir algo que haga que el combinado nacional se pueda desconcentrar... Los minutos avanzan y el pastel del partido se está repartiendo a partes iguales con un ligero dominio del equipo español.

Entre los minuto 28 y 31 hay hasta tres internadas de la furia en el área alemana, pero por fin en el minuto 32, después de una magnífica jugada individual, Fernando Torres hace que el mundo entero grite gol. La alegría es inmensa, probablemente cósmica, los hermanos se abrazan como si ellos mismos hubiesen marcado el gol, como si sus caras fuesen a aparecer en portada de la prensa deportiva a la mañana siguiente con el titular "Héroes".

Termina la primera parte con un reparto casi igual de oportunidades y tarjetas amarillas, el descanso llega también para los nervios de tan entregados telespectadores que aprovechan el intermedio para preparar unas viandas y aplacar así la inquietud que produce el espéctaculo.

Comienza el segundo tiempo y la cerveza se va tomando despacio alternándose con patatas fritas... La selección nacional comete tres o cuatro faltas casi seguidas, víctima sin duda de la presión de poder estar haciendo historia. Una de ellas la hace el jugador estrella del centro del campo, IdeV sin despegar la vista del televisor dice en voz alta pero calmada:

- Joé... este Iniesta tiene cara de fenómeno...

El partido continúa, el oso alemán parece no rendirse y los seguidores de la Roja no las tienen todas consigo, a pesar de la superioridad numérica en el marcador no llega ninguna oportunidad clara que haga que la bestia sea domada. En el otro lado de la pantalla lo único que puede calmar esa desazón es algo más de comida; llega el minuto 70 de partido, el autor del gol de España recibe una amarilla totalmente inmerecida y aunque nadie se atreve a decirlo el ambiente huele a gol de empate... Sin embargo, la diosa Fortuna parece dar un golpe de timón cuando el árbitro italiano, el señor colegiado Robeto Rosetti pita una falta dudosa a favor de España al borde del área grande del equipo alemán cuando, además, sólo quedan cuatro minutos para que finalice el encuentro. Xavi, luchador lleno de valentía, pide lanzar el libre directo; IdeV cierra su puño derecho mientras que la mano izquierda sujeta con fuerza un bocadillo de fiambre a medio comer, los nervios se tensan y hasta el locutor de radio parece no querer hablar.

El señor Rosetti hace sonar su silbato y Xavi lanza un potentísimo derechazo que sale muy elevado por encima de la portería; en el mismo momento en que la bota del mediocentro toca el esférico IdeV da un salto acrobático de más de un metro desde el sofá, impulsada por su deseo de que fuese gol, pero cuando aterriza delante de la pantalla del televisor, con el bocadillo todavía en su mano izquierda recrimina aquella burla del destino con un sonoro:

- ¡¡CAGON LAPUTA QUE LO CHOU....!! ¡¡SI TOY YO AHÍ... VA P'ADENTRO!!

Carlos de Valdés

Sobre las casas de Larna

David de Marión, 21 de noviembre de 2009

Hace tiempo se dijo en el foro que estaría bien hablar sobre las casas de Larna y lo que sepamos de su historia. A todos nos pareció una gran idea y yo dije que pondría en la página web la información que fuéramos recopilando. Pues bien, aquí está este escrito con la información sacada del foro. Perdón por el retraso, pero más vale tarde que nunca.

Quiero disculparme por adelantado por los posibles errores o datos no actualizados que haya aquí. En los últimos años ha habido cambios en algunas casas y es posible que éstas tengan nuevos nombres que yo no conozco. Si alguien detecta algún error, por favor que me lo indique.

En Larna hay actualmente treinta y dos casas habitadas (varias de ellas, sólo durante algunas épocas del año): Carlos, Taranín, Casa Nueva, Pedrón, Tiosidro, Mingón, Regueiro, Ximelgo, Robles, Cantinero, Saturno, Panadeiro, Farruco, Muirazo, García, Ximentura, Xastre, Muirizo, Laureano, Castetsano, Poza, Marión, dos de Donato, Melchor, Elvira, Cartagena, Campa, Rodríguez, Pasquín, Valdés y Guerrero.

Algunas de estas casas han cambiado de nombre o de dueño:

Muchas de las casas actuales están construidas en lugares donde había otras:

Como en todo pueblo que se precie, no pueden faltar las casas abandonadas:

Por último, dos curiosidades:

Muchas gracias a Carlos de Valdés, Anabel de Panadeiro, José Luis de Xastre y, sobre todo, a Pilar de Xastre.

Resultado del trigésimo primer concurso (por fin)

David de Marión, 17 de septiembre de 2009

La ganadora de este último concurso ha sido Loli de Farruco. Loli, ¿cuántos premios te debo ya? ¡Enhorabuena!

Por cierto, que los paisanos de la foto son Adonina de Valdés y su marido José. Al fondo de la foto, se ve a José de Marión (aunque éste no entraba en el concurso).

¡Hasta otra!

Fiesta de Larna

Loly de Cantinero, 06 de septiembre de 2009

Este año hemos tenido una fiesta de Larna excepcional, pues estuvieron muchas personas que hace años no venían a la fiesta y lo pasaron genial, como Loly de Farruco o Maribel de Valdés / Farruco (grandes bailarinas). También estuvieron los de casa Cabreiro de visita y otros que disfrutaron mucho de la velada.

El sábado día 5 por la noche se hizo una gran cena con todos los del pueblo, familiares y amigos, pues la parrillada era enorme (casi unos cien kilos de carne, entre costillas, pollo y chorizos criollos); también había empanadas, todo ello regado con buen vino de casa Ximelgo. Para finalizar, unas sabrosas pastas de frutos secos decoradas con una nuez, riquísimas, obsequio de la panadería “Xiepe”, servido por unos atentos y diligentes cocineros que junto a los camareros (Vicente, Luis, Ángel, Plácida, Marga, César, Mario y varios colaboradores más). Nada fue improvisado, sino que todo estaba muy bien organizado y con unas personas muy responsables al frente. A todos ellos debemos agradecer la dedicación junto con el buen humor que le ponen a todo ese "tinglao", para dar de cenar a unas 200 personas.

Después de la cena, empezó la música con el grupo "Brindys", a cuya acordeonista le escuchamos decir: "nunca he visto dos filas tan largas de personas bailando la jota y tan bien bailada, se nota que os gusta bailar". Se bailó hasta altas horas de la madrugada.

El domingo día 6, se celebró la misa a las 18 h. de la tarde, subiendo la procesión desde la capilla a ritmo de voladores hasta el "prao" de la fiesta. Una vez todos reunidos se celebro la eucaristía, donde participaron gran parte de los vecinos y visitantes. Un poco más tarde se fueron a cenar a sus casas con los familiares y el resto de amigos e invitados.

Con la barriga llena subimos todos a la plaza, donde el Grupo "Ever" nos amenizó la verbena con unos cuantos pasodobles, jotas, tangos, cumbias y los nuevos ritmos del verano, que se bailaron sin parar un momento hasta altas horas de la madrugada. También hubo algunos que no se movieron de la barra del bar, pero comentaron que lo habían pasado muy bien. A última hora y como ya es una tradición de todos los años, se tomó un chocolate bien calentito y rico, del que algunos repitieron y los niños y otros probamos al día siguiente.

Por los años 70 y 80, en La Cantina el día de la fiesta, se hacían muchos bocadillos y se daban cenas a las personas que se quedaban a la verbena y no tenían familia en alguna de las casas del pueblo, pues la música empezaba a las ocho de la tarde, haciéndose un descanso de dos horas (de 22:00 a 24:00) para la cena, donde todos los vecinos y familiares degustaban en sus casas de la sopa de marisco, el cordero y unos sabrosos postres hechos por las dueñas de la casa. Siempre hubo grandes cocineras en el pueblo, sobre todo reposteras: la tarta de avellana en casa Marión, Cartagena o los súper flanes de huevo y los brazos de gitano (que alguno todavía hacemos), que se comían en muchas casas, y que no tienen nada que ver con los que compramos en las tiendas. Eran algo rico, rico.

La Cantina ya no está, da mucha pena recordar los buenos momentos vividos y no poder seguir creando otros igual, pero los tiempos cambian y debemos adaptarnos a ellos. No es que todo tiempo pasado fuese mejor, sino que era distinto, y quizás por ser más jóvenes o por salir menos, lo disfrutábamos todo con más intensidad.

Cosas del agua I: La Fonte l'Outsera

David de Marión, 22 de agosto de 2009
Outsera

El agua es importantísima, qué duda cabe. Se usa para beber, cocinar, lavarse, lavar la ropa, limpiar, para el ganado, para regar los prados, para hacer manteiga, etc.

Por suerte, ahora tenemos agua corriente, pero antes no era así y la gente tenía que dedicar mucho tiempo y esfuerzo al transporte del agua hasta las casas. Como ocurre con todos los trabajos que necesitan fuerza pero no habilidad, son cosa de los jóvenes. Y, por culpa de esto, las fuentes eran lugar habitual de reunión de los mozos del pueblo, que aprovechaban para charlar, bromear, ligar cuando se podía...

Por otra parte, en Larna tenemos la suerte de tener un agua de lo mejorcito. Se podría decir que los patacones nos duchamos con agua mineral. Bueno, no tanto, pero casi: no es mineral, pero es agua de manantial.

Por todo eso, llevo tiempo dándole vueltas a la idea de poner en la web algún artículo sobre el agua. Tenía (tengo) unas cuantas ideas sueltas que no sabía muy bien cómo enlazar en un solo texto, así que lo que voy a hacer es ir escribiendo según vaya teniendo información, tiempo y ganas. Hoy voy a empezar con la fuente más emblemática del pueblo: la Outsera.

El otro día estaba yo cogiendo agua en la Outsera y llegó Pepín de casa Elvira, que también iba al agua (como era de esperar). Empezamos a hablar y surgió el tema del nombre de la fuente. ¿Cómo es de verdad? ¿Utsera, Ochera, Buchera? ¿Qué quiere decir, de dónde viene ese nombre? Al final no llegamos a ninguna conclusión, claro, no somos especialistas en estos temas, pero se nos ocurrieron tres posibilidades:

  1. La fuente se llama Buchera y el nombre viene de buche. Parece razonable porque cuando bebes, lo que haces es echar agua al buche, así que una fuente se puede considerar como un sitio donde llenar el buche. Además, en algunos sitios de España, sobre todo por el sur, se dice "echar un buchito" para decir "echar un trago".
  2. El nombre es Outsera porque antiguamente se iba a buscar el agua con outsas (vasijas de barro que se utilizaban para transportar líquidos).
  3. Le llamamos Otsera porque en ella hubo una otsera alguna vez. Según "El álbum de las construcciones tradicionales en Asturias" (un libro que regalaban hace un par de años con La Voz de Avilés y con El Comercio), "las otseras o fresqueras son pequeñas cavidades semiexcavadas en zonas próximas a corrientes de agua, con el fin de garantizar bajas temperaturas durante todo el año. Se destinaban principalmente a enfriar la leche, favoreciendo el proceso de fabricación de la manteca".

A mí la primera opción es la que menos me gusta. Aunque muchas veces he oído "Buchera", creo que se debe más a una deformación del nombre que a la relación del agua con el buche. Además, aunque no es descabellado que los andaluces nos presten una palabra, tampoco parece lo más probable.

La segunda explicación me parece más lógica, aunque también me extraña que no haya más fuentes con ese nombre en los pueblos de alrededor (que yo sepa no las hay, pero eso no quiere decir que no existan).

En cuanto a la tercera posibilidad, no tengo ni idea de si alguna vez hubo una otsera en esa fuente (de la gente a la que he preguntado, nadie la ha conocido). Sin embargo, me parece mucha casualidad que el nombre de la fuente se parezca tanto al de esta construcción popular.

Yo, como no sé de dónde viene el nombre, me quedo con el que mejor me parece. Seguiré llamándole "Outsera" a la fuente porque es lo que siempre he oído y porque me parece creíble lo de las outsas. ¿Qué os parece a vosotros?

Actualización (17-09-2009): Se ha puesto en contacto conmigo Manolín d'El Xastre, de La Viliel.la, por correo electrónico. En un mensaje tan interesante como cordial me ha sacado de mi ignorancia contándome que en su pueblo, La Viliel.la, también hay una fuente llamada La Oul.lera. Copio y pego parte de su mensaje para que podáis leerlo vosotros:

"Pues bien, la fuente de L'Arna no está sola en este mundo: la fuente principal de La Viliel.la también se llama La Oul.lera, y debe su nombre a la existencia de unos huecos para poner las "0l.las cono l.leite" para, como muy bien describes, enfriarla y hacer la manteca, los cuales estaban situados encima del "pozu las vacas". Sobre "Outsera" y "Otsera", creo que son explicaciones complementarias y no excluyentes, dado que el recipiente usado es el mismo."

También me cuenta que la che vaqueira, que yo escribo como "ts", en realidad se escribe como "l.l" según la grafía normativa del asturiano. Por eso, respetando esta notación, he puesto "La Viliel.la" en vez de "La Vilietsa" y "Oul.lera" en lugar de "Outsera".

¡Gracias, Manolín!

Trigésimo primer concurso

David de Marión, 06 de julio de 2009

Con este concurso cerramos la tanda, al menos de momento. Así que, como el concurso es el último, el premio es especial: un garabucho de ganzo. ¿Quiénes son estos dos paisanos? Las respuestas, como siempre, en el foro.

Resultado del trigésimo concurso

David de Marión, 06 de julio de 2009

La foto del concurso, como bien ha dicho Mari Ángeles de casa Elvira, es de Pepe de Mingón y su mujer. Así que, Mari Ángeles, un fuchasco para ti. ¡Enhorabuena!

<< Entradas más recientes    Entradas más antiguas >>